A propósito del 8 de marzo, Día Internacional de los derechos de la Mujer, declarado por la ONU en 1975, es preciso señalar que resaltamos sin temor a equívocos el papel que ellas desempeñan en el desarrollo de la vida misma y de la dignidad, como madres y dadoras de vida, pues ellas tienen que soportar en su vientre y sufrir los inmensos dolores que significa el dar a luz, pero valientes como siempre, no duda en continuar con la ardua tarea de arropar con sus brazos y amantar a sus pequeños hijos hasta que puedan alimentarse por sí solos, en este ambiente les cantan, los protegen, los cuidan y acompañan largos periodos aun cuando estos con su delicadez son víctimas de enfermedades y en clínicas y hospitales sus noches de vigilia y angustia son el pan de cada día.

No existe una escena más dolorosa que la cara de una madre cuando tienen que ver someter a sus hijos a tratamientos médicos que le infringen dolor y que ellas preferirían sentir para evitar que sus criaturas los sientan.

Para las madres los hijos crecen, pero para ellas siempre serán sus pequeños, sabrán de sus miedos, sufrirán con sus derrotas pero nunca dudarán de ellos, “yo sé que fue lo que crié” gritaran al viento, cuando se pretenda poner en entre dicho a cualquiera de sus hijos.

Es claro que la mujer no es solo madre, pero ellas además de cumplir con su rol de mamá tiene que trabajar y en muchos casos son sometidas a jornadas difíciles que interfieren en el desarrollo de la formación de sus hijos, la sociedad actual es indolente ante esta situación y desconoce que existe incluso derechos como la estabilidad laboral reforzada para aquellas valientes mujeres que además de laborar enfrentan la gestación como parte de su vida.

El papel de la mujer en la sociedad es fundamental, máxime cuando en un caso como el presente de la ciudad de Neiva, son en su gran mayoría las responsables de la educación de la ciudad, en pocas ocasiones se puede ver a un maestro con llanto contando el sufrimiento de sus alumnos, es en las maestras que se visualiza un grado de sensatez y compromiso inigualable, es en ellas que existe una labor desarrollada con alma, corazón y vida, pues es fácil encontrarse con su sonrisa, a pesar de que tenga que tragarse una lagrima en cada carcajada como decía Jaime Garzon, la voces de aliento, la escucha pausada, el abrazo fuerte y el beso consolador se constituyen en el bálsamo que requiere un alumno triste por sus conflictos, por el abandono familiar o por los problemas que lo consumen producto de la pobreza o por la falta del amor que en ocasiones solo reciben de sus maestras.

La mujer no solo es vida, es dignidad, a cuantas mujeres se les ha visto correr a abandonar a sus hijos cuando ellos nacen, a cuantas se les ha visto sometidas a un desvergonzado proceso de inasistencia alimentaria, todos sabemos que a pocas, son los hombres irresponsables los que en un 95% son sometidos a este proceso penal o civil, qué vergüenza que alguien lo tenga que demandar para que respondan por sus hijos; por fortuna tenemos el ejemplo de nuestras mujeres que no dudarán un solo instante para hacer frente a sus obligaciones como madres y aunque tengan que pedir, someterse a humillaciones, al fuego, al viento, a la soledad, siempre estarán dispuestas  a trabajar los siete días de la semana, las 24 horas del día de ser necesario para llevar el pan a la casa y el abrigo necesario para sus hijos.

Mujeres inteligentes, trabajadoras, bellas, cálidas, ardientes, tiernas, amorosas, sinceras, que sería de la vida sin ustedes, que sería de nuestra economía, seguramente un perfecto fracaso, pues su capacidad de ahorro, su virtud de ser polo a tierra, su mesura, su organización, ha permitido a los hombres ser lo que somos, gracias infinitas por su apoyo, por ser nuestro paño de lágrimas así nos de pena admitirlo, gracias por ser nuestras consultoras preferidas, por mirarnos a la cara con la sinceridad que les caracteriza y en algunas ocasiones por decirnos que no.

Gracias infinitas por darnos la vida, por ser ejemplo de dignidad, por mostrar a cada instante de que son capaces de arreglarlo todo, por permitirnos soñar, inspirarnos, enamorarnos, por ser ese milagro de la vida, gracias por adornar los paisajes, por ser indispensables e insustituibles, por ser la mayor fuente de amor, de paz y reconciliación, gracias mujeres por lo que son y significan en nuestras vidas.

Gracias Dios por mi madre Gladys Ortiz, a quien le debo mi vida, por mi esposa Tania Trujillo, a quien le profeso amor eterno, por mi suegra que está en los cielos Olga Pérez, por mis hermanas, sobrinas, amigas y compañeras de trabajo, gracias mis maestras.

Por: Alfredo Vargas Ortíz – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @Alfredovargaso – Secretario de Educación

Reconocimiento Instituciones Educativas

Video Institución Educativa Ceinar

Video Institución Educativa Rodrigo Lara Bonilla 

Video Institución Educativa Jairo Morera Lizcano

Contáctenos

Notificaciones Judiciales | P.Q.R.D.
PBX: (+57 8) 872 1415 | Correo electrónico: educacion@alcaldianeiva.gov.co
Dirección: Carrera 5 N° 9 - 74, Piso 2 Alcaldía Municipal de Neiva - Huila | Código Postal: 410010
Horario de atención al público: Lunes a jueves de 7:00 a.m. a 12:00 m. y 2:00 p.m. a 5:30 p.m.
Viernes de 7:00 a.m. a 11:00 a.m. y de 2:00 p.m. a 4:00 p.m.

Políticas de Privacidad y Condiciones de Uso | Políticas Editoriales y de Actualización.
Este portal cumple con el nivel de Accesibilidad Web A según los requisitos de conformidad de las WCAG 2.0 y NTC 5854.
Para una correcta visualización y navegación en el sitio, se recomienda usar las últimas versiones de los siguientes navegadores: Internet Explorer, Mozilla FireFox, Google Chrome. Si su equipo no cuenta con esta versión, por favor realice la actualización.